DOS VINOS DULCES MONASTRELL, UN VERDEJO Y CUATRO TINTOS MONASTRELL LA SITÚAN ENTRE LAS CINCO MÁS PREMIADAS

La DOP Jumilla celebra la buena acogida de sus vinos de añada 2019 en los premios de la Unión Española de Catadores, acumulando siete medallas, seis de ellas de oro, y el reconocimiento al vino dulce Silvano García dulce Monastrell como el más valorado del concurso.

La bodega SAT Venta de las Cuevas, de Montealegre del Castillo, se lleva dos galardones, un oro para Torrepechi Verdejo y una plata para Torrepechi Monastrell. Con este oro a un joven verdejo se ve reflejado el potencial de esta variedad que ha convencido al jurado con un perfil muy sobresaliente. El Torrepechi Monastrell se une a los vinos Prisma Organic Monastrell de Paco Mulero, Evol de Elisa Martínez, y SF Monastrell de Bodegas San Dionisio en Fuente Álamo, para dar buena muestra del gran potencial y creciente aceptación de las elaboraciones de Monastrell entre los miembros de la Unión Española de Catadores y el público en general.

El vino Silvano García Dulce Monastrell, el vino dulce mejor valorado del concurso, pero no es el único dulce que gana medalla de oro en este certamen. El dulce Amatus de Bodegas Bleda también se alza con un galardón dorado.

Los vinos dulces de la DOP Jumilla sobresalen por su acidez y taninos junto a una explosión de fruta y aromas que los hace estar entre los mejores vinos de licor de España. Muy versátiles, son ideales para aperitivos y postres, pero también ideales combinaciones con platos creativos, como pato, manzana y por supuesto, cócteles.

Un vino que no se hace cada añada, y sólo se elabora cuando las condiciones de maduración de la uva han sido óptimas.

Periodistas, sumilleres, enólogos, comunicadores, responsables de compras y profesionales de la hostelería y distribución fueron los encargados de evaluar en estricta cata a ciegas las más de 570 de referencias inscritas en este concurso que cumple su 34 edición, y se celebró el pasado mes de junio en Madrid.

Estos premios y los vinos ganadores constituyen un gran escaparate de los vinos jóvenes de España y presumen de una excelente añada, avalado por un sello independiente y de prestigio como es la Unión Española de Catadores.