Iconos-secciones-cultura-vinoTURISMO ENOLÓGICO


Cultura y Vino

Castillo de Jumilla - Turismo enológico

Íberos, árabes y romanos han dejado en la zona que ahora ocupa la DOP de Jumilla, su huella cultural y patrimonial, tienen su reflejo en los increíbles yacimientos, edificios y monumentos que se pueden encontrar en sus municipios.

Jumilla

Destaca el Castillo de Jumilla, del Siglo XV en lo alto de la colina, construido sobre el asentamiento romano y la fortaleza árabe, del que se conserva en buen estado la Torre del Homenaje, y el patio de armas, la iglesia de Santiago (S. XV-XIX). Declarada monumento nacional y símbolo de Jumilla, el Antiguo Concejo y Lonja, del S. XVI, ejemplo de arquitectura civil del Renacimiento.

Hellín

También encontramos bellas zonas para el turismo enológico: Tradicional encrucijada de caminos, entre la Meseta, la costa murciana y Sierra Morena. Iglesias con una variada colección de esculturas sagradas, casas señoriales, artesanía de la cerámica, y entornos naturales: El Volcán de Cancarix, el agua representada en los pantanos y los ríos Mundo y Segura, y los Valles de Agramón y Las Minas.

Tobarra

La iglesia de la Asunción, ha sido declarada Bien de Interés Cultural. Destaca la espléndida talla de Virgen de la Dolorosa obra de Francisco Salzillo, una de las piezas más veneradas durante su Semana Santa.

Albatana

Iglesia de San Ildefonso, de estilo neoclásico, y el Acueducto del Molino de Arriba, del s. XVIII, que todavía se encuentra en uso y está declarado Bien de Interés Cultural.

Ontur

Junto con la Ermita de San José, encontraremos la necrópolis de las Eras, de época romana, las famosas muñecas de Ontur, que hoy son la joya del Museo Arqueológico de Albacete, cinco muñecas articuladas realizadas en marfil y ámbar.

Fuente Álamo

Iglesia del siglo XVIII, de estilo neoclásico, realizada por el arquitecto Lorenzo Alonso Franco. Fue consagrada en 1798, con pinturas de Manuel Muñoz Barberán, representando la Asunción de María.

Montealegre del Castillo

Dos edificios religiosos representativos del Barroco: la iglesia de Santiago Apóstol y, a las afueras, la ermita de la Virgen de la Consolación.