fbpx

Se acercan días especiales en los que más que nunca es necesario brindar con los nuestros y qué mejor forma de hacerlo que con un vino.

Dentro de la DOP Jumilla encontramos una infinita variedad de vinos para maridar perfectamente con platos navideños.

Vinos blancos de Moscatel, Chardonnay o Sauvignon Blanc son perfectos para acompañarlos con marisco. Además, también encontramos estas mismas variedades elaboradas de formas diferentes con fermentación en barrica o con un ligero paso por la misma. Que aporta cuerpo a estos vinos blancos y que los hacen perfectos para maridarlos con pescados no muy grasos al horno, como por ejemplo el besugo, la merluza o el rodaballo y por supuesto de marisco. Los vinos de la añada 2020 están recién salidos al mercado y es un momento perfecto para poder disfrutar de ellos.

Si hablamos de vinos rosados, la añada 2020 acaba de salir, es el momento ideal para poder disfrutar de un rosado. Son ideales para platos de pasta, así como carnes blancas. Son vinos muy frescos, con una acidez perfectamente equilibrada y con sabores a fruta fresca.

En cuanto a los vinos tintos, tenemos los de la añada de 2019, que se siguen conservando perfectamente e incluso han mejorado en todo este tiempo. Y por otro lado tenemos los jóvenes de la añada 2020, que ya se empiezan a encontrar en el mercado. Hablando de tintos, la variedad reina de nuestra denominación es la Monastrell. Encontramos vinos frescos, llenos de fruta, sensuales y atractivos. Estos vinos son perfectos para maridarlos en cualquier momento y con infinidad de platos, más concretamente con carne roja, pudiendo añadir a esta carne fruta como arándanos u orejones, que harán la combinación perfecta entre el vino y el plato.

Dentro de los vinos tintos, también encontramos vinos con crianza, estos vinos son mucho más complejos en cuanto a aromas y sabores, en ellos podemos encontrar una fruta más evolucionada, toques del paso por madera que tuvo el vino y ya podremos encontrar también aromas terciarios que aparecen en el vino con el envejecimiento en botella. Estos vinos son perfectos para asados de cabrito, cordero o cochinillo y de todo tipo de carnes a la brasa.

Para terminar, qué mejor manera de hacerlo que con un vino dulce, podemos encontrar grandísimos vinos para terminar una velada y dejarnos con un gran sabor de boca. Los vinos dulces se elaboran en nuestra denominación desde tiempos inmemoriales, son la joya de nuestro territorio. Se elaboran a partir de Monastrell y es una forma perfecta de disfrutar de esta variedad de manera diferente. Cuando la Monastrell se elabora como vino dulce, encontramos grandes expresiones de fruta madura, en compota, siempre equilibrados entre acidez y alcohol, lo que los hace perfectos y fáciles de disfrutar.